Omegafort colesterol 30 capsulas
zoom_out_map
chevron_left chevron_right

Omegafort colesterol 30 capsulas

Omegafort colesterol ayuda a regular el colesterol y los triglicéridos y mantiene la circulación.

20,20 € (impuestos inc.) 18,36 € (impuestos excl.)
Impuestos incluidos
  • Chat
  • Facebook messenger (link)
  • Viber (link)
  • Skype (link)
  • Send an email (link)
  • Telegram (link)
  • Tawk.to (integration)
  • Facebook messenger (integration)

Prevención de los factores de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

 

Omegafort colesterol ayuda a regular el colesterol y los triglicéridos y mantiene la circulación. 


Las enfermedades cardiovasculares afectan principalmente al corazón y al cerebro y se deben a alteraciones en los vasos que deben llevar la sangre, y por lo tanto el oxígeno, a estos órganos.

Los principales factores de riesgo cardiovascular modificables son:

  • Alteraciones de los lípidos: aumento de colesterol, triglicéridos, colesterol-LDL y disminución del colesterol-HDL
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Diabetes


Se ha demostrado que existe un mecanismo de base que afecta a todos estos factores de riesgo cardiovascular y que se denomina “estado proinflamatorio”. Este estado se debe a un exceso de residuos tóxicos en las células, denominados radicales libres de oxígeno, que se forman normalmente durante el metabolismo. Nuestro organismo tiene mecanismos para eliminar estas toxinas, pero en nuestra dieta occidental se ven superados por un exceso de estos oxidantes provocando esta inflamación leve pero continua de nuestros tejidos que desatará la aparición de los factores de riesgo cardiovascular (aumento de colesterol, triglicéridos, colesterol-LDL, disminución del colesterol-HDL, etc.) que son las enfermedades cardiovasculares, así como de otras alteraciones metabólicas.

 

El colesterol, factor de riesgo cardiovascular

El colesterol elevado es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares: enfermedad isquémica del corazón (angina de pecho o infarto de miocardio) y enfermedad cerebrovascular (ictus). Pero hay que tener en cuenta algunos matices para valorar la hipercolesterolemia, por eso es importante saber que:

  • El colesterol que se deposita en los vasos arteriales y provoca su obstrucción es el transportado por las LDL (lipoproteínas de baja densidad, colesterol-LDL), en cambio las HDL (lipoproteínas de alta densidad, colesterol-HDL) transportan el colesterol desde los vasos al hígado para su eliminación y, por lo tanto, son protectoras frente a la aterosclerosis y la enfermedad cardiovascular.
  • Las LDL se oxidan para penetrar en la arteria y depositar el colesterol, iniciando el desarrollo de la placa de ateroma.
  • Estas LDL oxidadas en el interior del vaso provocan una respuesta inflamatoria en el mismo que favorece la progresión de la lesión y sus complicaciones.

¿Qué nutrientes ayudan a evitar el aumento de colesterol?

Dentro de los nutrientes más activos para evitar el aumento del colesterol y los triglicéridos y reducir la oxidación de las LDL, la respuesta inflamatoria y las consecuencias de la cardiopatía isquémica, hipertensión o diabetes, tenemos:

  • Los ácidos grasos omega-3 de cadena larga, especialmente el EPA, reducen el estado inflamatorio de los vasos sanguíneos, los triglicéridos, el colesterol-LDL, la HTA y la resistencia a la insulina, y aumentan el colesterol-HDL.
  • Nutrientes antioxidantes, como los beta-carotenos y los polifenoles. Entre estos últimos, uno de los más efectivos es el resveratrol.
  • Los esteroles vegetales, que impiden la absorción del colesterol a nivel intestinal.
159942